15 de diciembre de 2017

MALDITO BULO, UNA CONSECUENCIA DE LO QUE PASA EN LA SOCIEDAD

Asisto a diario y cada vez más asombrado, como la gente en general ha perdido toda capacidad crítica, analítica, de discernir y ver un poco más allá de lo que nos intentan meter por narices, sin un mínimo de raciocinio y sentido común.

Buena culpa de ello la tiene el periodismo actual, ese periodismo que está en una pendiente en la que, ya sin frenos, va literalmente camino del estrellato y no el de la fama precisamente, sino el de partirse la cara. Un periodismo que se dedica a retorcer las noticias hasta decir basta, con multitud de ejemplos que a diario saltan a nuestras pantallas. Con ese plantel hace unos meses nació Maldito Bulo, una gente(periodistas por cierto) que se dedican a desmentir continuamente, documentación mediante, la cantidad de noticias falsas que circulan por la red y que desde hace muy poco tienen web donde incluso buscar noticias de dudosa fiabilidad.

   

Y es que internet hace mucho daño, sobre todo a los que al inicio hacía referencia, esos que se lo tragan todo si viene de los tuyos y son de su cuerda. Gente que no lee, que si lo hace carece de la más mínima capacidad de comprensión lectora o lo que incluso puede que sea peor, que se queda en los titulares y sea incapaz de ver que hay tras el.

Lo último en ese sentido ha sido lo de la campaña de Burger King que ilustra la imagen de abajo. Pero lo peor de todo es que se lo tragan hasta esa clase política tan mediocre que nos está tocando sufrir hoy por hoy.

En fin, espero que esta sirva para que algunos se caigan del burro de una puñetera vez.


24 de octubre de 2017

ÁNGEL, QUE PENA QUE NO ESTUVIERAS

La antepenúltima cita mundialista del año 2015 en el circuito australiano de Philip Island, nos regaló a buen seguro una de las mejores(si no la mejor) carreras de todos los tiempos de la categoría reina del mundial de velocidad. La competitividad de cada una de las marcas que concurren en el campeonato, así como la preparación y nivel tanto físico como técnico de cada uno de los pilotos, han hecho que se puedan dar estos espectáculos de un altísimo nivel.

El destino ha querido que en ese mismo circuito se volviesen a dar las circunstancias para que la carrera mejorara si cabe a la que pudimos disfrutar dos años antes. El domingo 22 de octubre de 2017 asistimos nuevamente a un espectáculo grandioso entre pilotos que se juegan el bigote a altísimas velocidades.

Mi afición y pasión por el motociclismo tiene su germen en Ángel Nieto, aquel hombre rebelde y entusiasta donde los hubiera, artífice en gran parte de que el mundial de velocidad, la afición y potencial español en el mismo sean lo que son hoy día. Un hombre que un desgraciado accidente se llevó por delante hace apenas dos meses y que quienes siempre seguimos echamos mucho de menos.
De hecho, durante la carrera de este domingo era difícil no pensar en el. Pero un detalle me hizo recordarle muy especialmente. Al menos en dos ocasiones Marc Márquez se giró para controlar al increíble grupo que con el cuchillo entre los dientes luchaba por hacerse con el triunfo en esta colosal carrera, algo que Ángel hacía en todas ellas, incluso como un acto de marcar territorio y mandar en cuanto a lo que se cocía en la pista y que el dominaba como nadie. En la actualidad estos gestos y sobre todo en motogp son muy poco habituales, pero es que Marc, como el mismo decía, se parece en muchas cosas demasiado a Ángel.


Cuanto me hubiese gustado que lo hubiera visto Ángel, para que vibrase como lo hicimos ese domingo todos los que amamos las motos. Como ya decían los Pink Floyd durante aquellos años gloriosos en los que tu girabas la cabeza para ver a tus rivales, ¡desearía que estuvieras aquí! wish you were here.

   

5 de agosto de 2017

¿Y SI LA SATISFACCIÓN SE PUDIESE MEDIR O CUANTIFICAR?

Andamos en estos tiempos que nos ha tocado vivir, permanentemente rodeados de datos, índices, valores, etc. que controlamos continuamente para vigilar nuestra salud. Tanto de colesterol, de azúcar en sangre, nivel de transaminasas, etc, etc. valores y datos que nos ayudan en la búsqueda de una vida más saludable. El problema viene cuando todo se magnifica y no se valoran las cosas en su justa medida. Me refiero a la obsesión que actualmente viven muchos en ese sentido.

Esta obsesión es la que conduce, en líneas generales, a la sociedad occidental actual a tener comportamientos ciertamente absurdos, no apreciando ni sopesando la auténtica valía de nuestra calidad de vida. La galopante corriente actual veganista es uno de los síntomas más característicos, aunque ni mucho menos el único. Obsesión por lo "natural-ecológico", miedo a los transgénicos, demonización de la leche o las carnes rojas, etc, etc. son algunas de las creencias infundadas que el ser humano occidental construye, producto casi todo ello del aburrimiento y el disfrutar de una vida demasiado acomodada.

Volviendo sobre el asunto de los datos, cabría preguntarse ¿cómo se mide la satisfacción?. Me estoy refiriendo a la que puede producir el tomarte una botella de vino, unos dulces(si, con mucho azúcar) o un atracón de marisco, solo por poner unos ejemplos. Al ser humano esas sensaciones les producen una satisfacción muy beneficiosa como las endorfinas, que ciertamente nos ayudan a sobrellevar la existencia. Porque si se pudiesen medir esas sensaciones ¿que resultados darían? ¿la satisfacción que nos produce no cuenta?. Estos datos habría que compararlos con los referidos a la salud y seguramente a casi todos les compensaría, aunque la verdad muchos no los necesitan y su razonamiento hace de justo equilibrio...incluido el mental.

Cuanto más retrocedemos en el tiempo más miserable era la vida de nuestros antepasados, pero infinitamente más. Ahora vivimos más que nunca, en las mejores condiciones que nunca y disfrutando más que nunca. Dejad que se os disparen los niveles de satisfacción, que esos si que importa tenerlos altos.

Aquí os dejo un video muy ilustrativo al respecto

25 de mayo de 2017

EL FUNCIONAMIENTO DEL AUTOMÓVIL(II)-UNA DELICIA DE CURSO

Segundo vídeo del curso que sobre el funcionamiento del automóvil he recuperado, digitalizado y adaptado para el disfrute de todo aquel quién desee acercarse al funcionamiento de los automóviles, de una forma amena y muy didáctica.

En esta ocasión os presento el segundo de los vídeos que incluye los capítulos 3, 4 y 5

-Vídeo 1

   

11 de mayo de 2017

TELEVISIÓN PÚBLICA ¿PARA QUE TE QUIERO?

Tomando solo como ejemplo el último gran premio de Jerez del campeonato del mundo de motociclismo de velocidad y digo el último pues ejemplos anteriores hay con resultados mucho mejores, nos encontramos que los vencedores en las tres categorías han sido españoles, además de ocupar seis de los nueve escalones de los podiums disponibles en la jornada. Con estos datos en la mano, no hay que ser muy lince para darse cuenta de la potencia mundial que es España hoy día en el mundo del motociclismo de velocidad. Además y como otro dato relevante, España es el único país del mundo donde se celebran regularmente 4 pruebas del calendario del mundial, con unas afluencias de público de las mayores de toda la temporada, oscureciendo a todas las demás sedes. En definitiva, una calidad deportiva y masa social que es ejemplo mundial.

Pues a todo esto resulta que en España si quieres ver las carreras retransmitidas en directo tienes dos opciones, una pagar una suscripción de televisión a la carta, que en nuestro caso pasa por movistar TV, o bien acceder vía web a cualquiera de los portales que emiten las retransmisiones en streaming, con la lógica pésima calidad, tanto en imagen cómo en interrupciones de la señal. O sea, que si eres aficionado al mundo de las dos ruedas una de dos, o te joden la cartera o los ojos.

Y yo me pregunto ¿es normal que con estos datos la televisión pública ignore a su enorme audiencia?. El supuesto servicio público que la televisión pública(valga la redundancia) debe ejercer, pasa por el interés general, que en este caso está más que justificado. Así nos paga nuestra televisión a tanto televidente ávido de carreras. Aunque eso si, luego te sueltan series, películas, concursos o programas del más variado y diferente formato que dejan no mucho sino muchísimo que desear y que por supuesto pagamos entre todos los contribuyentes, porque gracias a políticos lumbreras aquí somos muy chulos y de anuncios nada oiga.

En fin, que aparte de otras muchas carencias de las que adolece nuestra televisión, el servicio que ofrece no cubre el interés general...en absoluto.